….Ante ella se encuentra la inmensidad de la Humildad, siempre dispuesta a tomar la forma de lo que la sostiene. Permitiendo que la Confianza la tome como mejor le parezca, después de todo ha trabajado tanto para definir su independencia; Ha procesado tanto para definir su propia identidad; Ha sanado tanto para conocer su propia Palabra.

Y sin embargo, aquí está, sin ningún camino abierto ante ella excepto Todo por delante. El pasado no es un lugar al que necesite volver, después de todo el tiempo que pasó allí…eso ya está; El futuro está en algún lugar allá afuera, envuelto en una neblina acuosa azulada en el horizonte; Ahora se encuentra de pie en el borde del agua del Gran Azul, ese dador de vida siempre cambiante del cual ha surgido todo. El único camino es “Sumergirse”, y se siente abrumador. Una voz le susurra desde la brisa salada: “No hay nada que temer. Estás totalmente protegida. Estarás sostenida. Eres inmutable. Nunca te perderás, ni en la peor de las tormentas. Puedes fusionarte y ser completa al mismo tiempo. Sólo tienes que dejar ir y bucear. Saber que tu centro seguirá siendo Verdad. Confía y bebe de lo que te será entregado”.

Y con esas palabras, ella avanza hacia fuera y hacia adentro. Su nuevo viaje ha comenzado…..